martes, 24 de abril de 2018

2018. SI NO LO EVITAMOS, MAS DE LO MISMO.

E-mail Imprimir PDF

alt Tras 10 años de crisis devastadora, ni se han cambiado las políticas que la han propiciado, ni han respondido por sus delitos los beneficiarios de la especulación, los desahucios, la destrucción de empleo, el paro de larga duración, los contratos basura, la emigración forzosa y la descapitalización de la Seguridad Social que amenaza las jubilaciones.

Los grandes partidos de la monarquía, ensimismados en su corporativismo, hacen su política desde las leyes del mercado al margen de los problemas que agobian a la población, bloqueando cualquier posibilidad de cambio y degradando el orden social y la democracia.

La disciplina neoliberal del euro es incompatible con la soberanía política, económica y alimentaria de los países miembros. El cruel castigo a Grecia por desobedecer los requerimientos del BCE, la Comisión Europea y el FMI y la mansa entrega del PP y el PSOE subordinando la economía española a dichos requerimientos en noviembre de 2011, intentan clausurar cualquier alternativa democrática a la Europa del Capital. Pequeñas victorias en defensa de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales mediante sentencias favorables del Tribunal de Justicia Europeo o Dictámenes del Comité de Derechos Humanos de NNUU en materia de vivienda o abusos bancarios, con toda su positividad, no pasan de ser una gota en un océano.

La trama de complicidades políticas, económicas, judiciales y consumistas, explican la impunidad de los de arriba. Una parte de los de abajo trata de salvarse colaborando con la ferocidad de los que mandan, pero no todos lo consiguen. Cuando los movimientos sociales hacen visible la magnitud de los problemas, las políticas que los originan y la identidad de los culpables, las mayorías silenciosas frustradas aplauden la resistencia popular. En ese momento, los políticos, las corporaciones y sus fundaciones se ponen a la cabeza de las denuncias e invierten en intervenciones paliativas para aparentar que quieren resolver los problemas que ellos mismos han creado.

Pero, si el movimiento crece y consigue respaldo electoral, el poder lo califica de populista, lo equipara con la extrema derecha xenófoba y lo trata como enemigo de la democracia. Los sectores socialdemócratas que proponen aliarse con las fuerzas populares, anticapitalistas, soberanistas y democráticas, acaban siendo neutralizados por la corporación de políticos que llevan 40 años en una gran coalición monárquico-neoliberal.

La tecnología en manos del capital, destruye recursos naturales difíciles de recuperar y más empleo del que crea. El capitalismo global es una máquina de creación destructiva. Al mismo tiempo que se forma una nueva burbuja inmobiliaria con el empuje de nuevos operadores internacionales, los índices bursátiles y los resultados de las grandes empresas crecen de forma sostenida. El PIB español en 2017 ha crecido por encima del 3%, pero el empleo creado es precario (18 millones de contratos, muchos de ellos con menos de 5 días de duración) y peor pagado (disminuye la proporción de rentas de los salarios respecto a las de capital). El IPC de 2017 ha sido del 1,2% pero las pensiones han subido solamente el 0,25%. Con los parados sin ningún tipo de ayuda, aumenta la pobreza y la exclusión social. Simultáneamente el gobierno del PP acuerda incrementar el presupuesto de defensa hasta 18.000 millones de euros (un 80%) entre 2018 y 2024 para cumplir el Acuerdo de la Cumbre de la OTAN en Gales en 2014, situando los gastos de defensa de los países aliados en el 2% del PIB, tal como exige EEUU.

A escala mundial, el crecimiento del PIB durante 2017 ha superado el 3,5%, pero a costa de desequilibrios financieros muy importantes. El 50% de este crecimiento procede de China e India, el 25% de EEUU y la UE y el otro 25% de Indonesia, Vietnam, Malasia, Thailandia y Filipinas. China basa su crecimiento actual en la inversión, la demanda interna y el equilibrio fiscal y exterior. EEUU reduce su déficit exterior a la mitad y estimula la inversión bajando los impuestos a los grandes inversores, lo que aumentará el déficit público, el déficit exterior y la deuda pública que ya es superior al 100% del PIB. La burbuja financiera china, las catástrofes climáticas, bélicas y alimentarias, la multiplicación de los refugiados, la lucha por los recursos escasos y la injusticia armada del capitalismo global, suponen un oscuro porvenir.

El único camino hacia la paz, la seguridad, la sostenibilidad, la justicia y el bienestar social es la autodeterminación de los movimientos sociales contra la Europa del Capital, la Globalización y la Guerra y su convergencia en una Reforma Constitucional profunda.

Agustín Morán. I 2018

 

Buscar

Últimos vídeos

Convocatorias

No current events.

Estadísticas

Miembros : 3
Contenido : 1320
Enlaces : 7
Ver contenido por hits : 611859


Lo último

Lo más visto

Galería de imágenes