viernes, 18 de abril de 2014

Carta de una profesora

E-mail Imprimir PDF

Como sabéis los profesores de la Comunidad de Madrid estamos movilizándonos contra los recortes que el Gobierno de la Comunidad está realizando. Nuestra presidenta se ha dirigido a nosotros y nos pide que hagamos un esfuerzo y seamos solidarios con aquellos que no disfrutan, como nosotros, de un empleo estable y un sueldo seguro a final de mes. Pretenden mostrar al colectivo de docentes como una panda de insolidarios y vagos (no olvidemos que todo este revuelo es porque ?no queremos? trabajar dos horas más).

No quiero ofender vuestras inteligencias explicándoos que obviamente NO TRABAJAMOS SÓLO 18 horas semanales, esas son las horas que damos clase, lo que llamamos “horas lectivas”.

La jornada de un profesor de secundaria es de 37’5 horas semanales dividida de la siguiente forma: lectivas (las clases directas con los alumnos), complementarias individuales (registradas en el horario fijo de cada profesor) y complementarias computables mensualmente.
La ley establece que hay unas horas de disposición al instituto (30 horas semanales como máximo) y el resto (7,5 horas) de disposición del profesor para trabajar fuera del instituto (en casa, excursiones, etc)

De las 30 horas de disposición del instituto, 25 horas son obligatorias de permanencia en el centro y el resto se reservan para: reuniones de claustro (asamblea formada por todos los profesores), sesiones de evaluación, recreo con los alumnos, actividades complementarias y extraescolares (excursiones)
De las 25 horas de obligada permanencia en el centro (estas forman el horario fijo semanal del profesor porque las anteriores son acumulables mensualmente) tenemos: 18 horas lectivas, el resto son complementarias (para reuniones de departamento, reunión de tutores, comisión de coordinadores, recibir a padres, preparar las tutorías, hacer guardias, etc)

Entre las 7,5 horas de libre disposición y los huecos en el horario, el profesor se dedica a preparar las clases, exámenes, corregir trabajos, buscar material, realizar cursos, etc

Pensar que nuestro trabajo son 18 horas a la semana es equivalente a creer que el presentador del telediario trabaja sólo una hora al día.
POR AÑADIR DOS HORAS LECTIVAS NO VAMOS A TRABAJAR MÁS, seguiremos trabajando las 37.5 horas semanales establecidas por ley, eso no cambia, sólo que se reducen las horas que se dedican a la preparación de las clases y a las labores en el centro. Reducir las plantillas de los centros aumentando las horas lectivas del resto de profesores compensa las horas lectivas, pero no contempla el resto de horas que cada profesor realiza, por tanto el motivo de nuestro malestar es que el recorte en el número de profesores (unos 3200) se traducirá en la eliminación de desdobles de Lengua, Matemáticas y otras materias, la desaparición de grupos reducidos de Inglés, la reducción del número y calidad de las optativas, el cierre de la biblioteca y de otros servicios, el peor funcionamiento de los medios técnicos, informática, audiovisuales?, la reducción de las guardias de patio y de aulas, la reducción o eliminación de las actividades extraescolares, el aumento del número de alumnos por clase, la reducción de la atención a alumnos con problemas de aprendizaje?

Estiman que con sus recortes se van a ahorrar unos 90 millones de euros. ¿Por qué no explica la Sra. Aguirre el resto de medidas solidarias que está aplicando su gobierno para paliar esta crisis? A saber: los 64,7 millones de euros que la Comunidad de Madrid va a dejar de ingresar como consecuencia de elevar de 10.000 a 30.000 euros el límite de renta para la desgravación de los gastos de enseñanza PRIVADA, así como el incremento de la cuantía máxima deducible por hijo de 500 a 900 euros. Esto significa que familias de cuatro miembros que cobren 120.000 Euros anuales, tendrán una rebajita en sus gastos en forma de desgravación. Muy solidario con el que sufre la crisis.

Los profesores lucharemos si es necesario por mantener nuestras condiciones de trabajo (lo cual es nuestro derecho como cualquier trabajador), aunque recordemos que el año pasado nos bajaron el sueldo y ni de lejos la movilización fue similar. Si ahora nos movilizamos es por una enseñanza pública de calidad. El gobierno de la Comunidad de Madrid dice que su medida es solidaria con los que padecen la crisis mientras que está dejando de ingresar una importantísima suma de dinero al mejorar las condiciones fiscales de los madrileños cuyos hijos acuden a centros privados. Además aplica otras medidas difícilmente justificables por la necesidad de ahorro, como es la supresión de la hora de tutoría.

La realidad es que se está realizando una operación de acoso y derribo a la educación pública, un trasvase de fondos de lo público a lo privado.
Recortes sí, pero no en educación. En educación se invierte, no se gasta.

Por favor, ayudad a dar a conocer a la opinión pública los motivos de esta huelga, no contribuyáis a la mala imagen que pretende mostrar la Comunidad de Madrid de nuestro colectivo.

Un saludo, Susana

 

Buscar

Convocatorias

No current events.


Lo último

Lo más visto

Galería de imágenes